Ninguna empresa escapa a experimentar tiempos de crisis económicas, lo que puede ser muy retador de afrontar al volverse una situación compleja por contemplar algunos elementos que escapan de control. Lo que implica anticiparse, como primer paso, a el tan famoso… ¡Por si acaso!
En un país con una economía en crisis y de constantes cambios, la gestión empresarial puede ser sumamente demandante y obliga a la toma de decisiones, con el propósito de solu-cionar la inmediatez y postergar lo demás. Sin embargo, en este contexto, es importante no olvidar lo fundamental como lo es la anticipación en la planificación. Preparar un plan de gestión de crisis, es identificar a qué situaciones inesperadas podemos enfrentarnos antes que ocurra; no obstante, en muchas ocasiones es impredecible cuándo sucederá, por eso es necesario estar atentos a detalles más mínimos que puedan despertar las alarmas o avisos ante cualquier situación. Es recomendable establecer y preparar un equipo que monitoree estas posibles señales, y realice algunos análisis para observar no solamen-te la situación actual de la empresa sino su entorno. Apoyarse en especialistas, que puedan ayudar a dar un diagnóstico empresarial y un plan de acción para cada situación y etapa en que se encuentre la empresa. Ahora bien, esto es para el caso de prevenir, pero ¿qué pasa si mi empresa ya está en crisis?
Para la recuperación económica se pueden establecer algunas estrategias, que seguro podrán dar esa claridad que se necesita para avanzar, afrontar la situación con éxito y que la empresa perdure en el tiempo:

Paso 1. Clarificar la situación financiera actual.

Paso 2. Revisar el modelo de negocios y las estrategias empresariales.

Paso 3. Tomar decisiones de ahorro e inversión Sobre la toma de decisiones, estas se centran en tres puntos:
– Cómo generar nuevos ingresos (busca innovar).
– Cómo endeudarse correctamente.
– Cómo reducir tus gastos.

Paso 4. Establecer un plan de acción a corto y mediano plazo, considerando las acciones que necesitarías para resolver cada escenario, el tiempo límite, los recursos y las herramientas.

Paso 5. Decidir quién se involucrará en las acciones de resolución y acción.

Paso 6. Capacitar a todos los involucrados en el plan.

Paso 7. Mantener una comunicación clara y transparente con los empleados, clientes, proveedores y otras partes interesadas para generar confianza durante la recupera-ción.

Paso 8: Revisar y hacer seguimiento de manera regular a los planes.

Muchos negocios están enfrentando una situación sin precedentes y desconcertante. Un panorama sombrío e incierto, pero también una oportunidad única para reinventarse. El sol puede brillar para las empresas que, con ingenio, visión, una adecuada planificación y perseverancia, logren transformar hasta lo que parece imposible.
Como titula Ramón Arroyo Prieto su libro… Rendirse no es una opción

 

RINA M. POLEO O.
SociaSocia–Directora Alianzas Estratégicas Empresas que PerduranDirectora Perduran
Asesora Financiera de Empresas